Translate my blog

viernes, 3 de enero de 2014

UNA INMIGRACIÓN INTEGRADA

Aquí les dejo un vídeo que encontré el otro día trasteando por youtube, ya que soy muy aficionado a eso, y me parece que ejemplifica perfectamente lo que he tratado en ME INTERESA, el tipo de integración que se realiza en una localidad de Suecia, donde el 90% de la población es inmigrante, pero es aquí donde encontramos un modelo de integración a seguir, una escuela donde todos sus alumnos, con la increible cifra de más de 70 nacionalidades diferentes, alcanzan un alto nivel de éxito académico. Desde mi prisma más crítitco, creo que deberían haber más personas como el director de dicha escuela, gente con ganas de progresar, luchar y encaminar a las personas hacia un futuro con menos dificultades y más prospero, demostrando a muchos modelos educativos, que no van por buen camino...

domingo, 15 de diciembre de 2013

"ME INTERESA" (4)


EL MATE URUGUAYO
 
 

 ¿Qué es el mate?
El mate es una bebida tradicional de la región sudamericana que comprende Paraguay, Argentina, Río Grande del Sur en Brasil y Uruguay. Es un té que se realiza con la yerba mate, proveniente de la planta de mismo nombre. En las diferentes regiones nombradas el mate adquiere diferentes denominaciones y se bebe de diferentes maneras. En Paraguay, Bolivia y las provincias del nordeste de Argentina se le conoce como Tereré y se toma con agua fría. En Brasil adopta la denominación portuguesa de Chimarrão y se bebe con agua caliente al igual que el mate uruguayo.

¿Cómo se prepara y se toma?
El mate uruguayo se toma caliente y amargo, y se compone de un set de piezas: el agua se porta en un termo que mantiene su calor, la yerba mate se deposita en un recipiente también denominado mate que se obtiene del porongo (la planta Lagenaria siceraria); y el agua es absorbida mediante una bombilla. También tenemos la denominada matera, que es donde se transporta todo lo descrito anteriormente.


Curar el mate:
Se le llama "curar" al procedimiento que se debe realizar para poder ser usado posteriormente sin que le quede gusto a madera. Los mates se pueden dividir en dos categorías: curables e incurables. Los Incurables son aquellos hechos de materiales no porosos (vidrio, metal, losa, porcelana, etc). Estos mates no deben ser usados porque pierden toda la memoria del sabor cuando se lavan y además, no tienen la capacidad de proporcionarle ese sabor añejo que solo un mate curado puede dar. La curación tiene dos objetivos; remover los tejidos suaves y adaptar el mate al tipo de infusión particular que se va a usar.
Para remover los tejidos, hay que llenar el mate con yerba mate usada, agregar agua caliente y dejar dicha preparación durante un día. Al día siguiente hay que remover la yerba y eliminar los tejidos suaves. Repetir luego todo el proceso una vez más. Lo mejor es hacer el proceso durante unos 5 días. Lo de la yerba usada es más bien para no desperdiciar yerba nueva... El agua caliente es para que la yerba desprenda el gusto y lo tome la calabaza, para que se impregne bien sin que quede gusto como a madera. 

¿El mate es una simple costumbre o lleva consigo algún valor educativo?
En Uruguay tomar mate es un ritual muy estimado por sus habitantes. Esta actividad ha sido practicada desde antes de la colonización por sus habitantes nativos. Inclusive la Iglesia Católica luchó por erradicar esta costumbre pero fue en vano, terminó bebiéndola ella. A diferencia de los demás países, el mate en Uruguay es bebido a toda hora y en cualquier lugar. A él se le han atribuido características de unificador social, debido a que en Uruguay lo consumen integrantes de todas las clases sociales; y es famosa la “ronda de mates”, donde los amigos se juntan a compartir un mate y dialogar amistosamente.
El Mate se toma en las casas, en el campo, en las calles de los barrios, en plena Avenida "18 de Julio", principal avenida del centro montevideano, en el Estadio, en las plazas, en la playa, en el trabajo, en el estudio, en reuniones, en los velorios (tanatorios), en las manifestaciones, en el coche, (prohibido expresamente en el bus a pasajeros y funcionarios por razones de seguridad). Se toma en los viajes, las discusiones políticas, los trabajos manuales, la producción intelectual, en la preparación de exámenes. Lo toman tanto ricos como pobres, siendo muchas veces, acompañado por un trozo de pan, el almuerzo de obreros en una fábrica. Esto denota el carácter unificador del que hablábamos antes. El termo, inseparable ya del mate, ha llegado a "ser parte del esqueleto humano" y, situado entre el brazo y la caja del cuerpo, se ha desarrollado como un "órgano nuevo".
 

Como podemos observar, el mate es, quizá, el elemento más antiguo de la cultura uruguaya y es por eso que en este país su importancia es tan relevante, con lo cual esta fue una razón que me hizo realizar una entrada sobre este tema en “mi interesa”, ya que más allá de los aspectos teóricos que me he referido al principio de estos párrafos, me gustaría que os centrarais en la parte de los valores que deja esta costumbre. Una costumbre por la cual yo me he sentido observado desde el primer día que pisé España, -por ejemplo iba caminando con mis hermanos por la calle tomando un mate calentito, y sentir que las personas (sobre todo mayores) te observan, no con cara de inquietud, sino con una mirada acusadora, como si fuéramos extraterrestres-, esto nos causaba descontento, como si estuviéramos haciendo “algo malo”.

No soy exagerado, son imágenes que tengo grabadas en mi memoria y que me han marcado mucho, y por eso me gusta compartirlo con vosotros, para que no cometáis el mismo error, es decir, tenéis en vuestras manos el arma para cambiar este tipo de cosas. Es una virtud ser curioso y con lo cual investigar qué es eso “que he visto el otro día y me pareció extraño”, pero no cometáis el gran error de transmitir una mirada acusadora, en cualquier ámbito de la vida y sin haber indagado sobre la cuestión, ya que puede infligir un daño psicológico, muchas veces irreparable, hacia las demás personas, sobre todo con costumbres diferentes.

Para finalizar, me gustaría dejar una cita de Daniel Vidart, antropólogo uruguayo, que dice acerca del mate: "tras el ademán litúrgico de preparar, cebar y tomar mate hay una concepción del mundo y de la vida... El mate vence las tendencias aislacionistas del criollo (campesino),  empareja las clases sociales...Y en todos los tiempos fue el mate el que hizo la rueda y no la rueda la que trajo al mate".

martes, 10 de diciembre de 2013

"ME INTERESA" (3)



LA EXPERIENCIA DE OTROS A TRAVÉS DE MI EXPERIENCIA

En esta entrada lo que voy a tratar, de forma breve, es la experiencia de otros inmigrantes, no porque sean de un país o de otro, sino por analizar la perspectiva de un inmigrante al cual su experiencia no haya sido tan gratificante o tan benévola como la mía. Hablo de aquellas personas las cuales han emigrado a España y se han tenido que volver, aquellos que no han acabado ni la ESO, aquellos que han tenido roces con la ley, etc. Pienso que es una buena oportunidad para que veáis que no todo es un cuento de rosas. Aunque quiero especificar que lo que vais a leer a continuación es mi perspectiva plasmada en palabras sobre mi experiencia y la de otros.

¿Os habéis parado a pensar lo difícil que es la vida de una persona que emigra a otro país?

Lo normal es que no, ya que por suerte tenéis la dicha de no necesitar emigrar a otra sociedad, a otras costumbres. Por lo tanto es aquí donde hago mi aparición, yo me considero un chico con fortuna, por suerte siempre me ha ido bien y no he tenido tropiezos en esta vida, pero hay personas inmigrantes que no corren con la misma fortuna.

Pienso que dicha suerte también hay que buscarla, empezando por la obtención del NIE (primer documento que se obtiene al ser extranjero NO comunitario), un documento el cual te permite trabajar legalmente, ya que con eso puedes inscribirte en la seguridad social, mientras tanto los primeros años se trabaja de forma ilegal, pero necesario para mantener y sacar adelante a la familia. Esto es un punto crítico, porque las personas que no consiguen trabajar y posteriormente ningún documento se empieza a desviar y a desmoralizar de su objetivo, lo cual puede terminar en delincuencia, exclusión social y retorno al país de origen. Esto visto desde la perspectiva de un “adulto”, de un responsable a cargo de una familia.

Pero tengo que ofrecer la misma perspectiva que di en la entrada anterior, un adolescente que llega con un futuro incierto por delante. ¿De qué manera se puede torcer?
 

 Gran parte del fracaso como persona lo tiene uno mismo, por no querer integrarse en la sociedad receptora y no alcanzar las metas que se haya propuesto. Sin embargo, la familia puede influir en esto significativamente, ya que no tendrá las mismas posibilidades un inmigrante donde todos los integrantes de su familia estén trabajando y estudiando, que otro donde su familia esté en situaciones más desfavorecidas, sin trabajo, sin estudiar (por ellos mismos). También tenemos que tener en cuenta de donde viene ese inmigrante, es decir, un inmigrante que viene de su país y donde vivía es un suburbio, está acostumbrado a una forma de vida y de pensar que van a hacer imposible su integración en la sociedad, teniendo muchas posibilidades de caer en la delincuencia (tengo conocidos con este caso).

Pasando a hablar del fracaso escolar, cabe darles mucha importancia a los profesores, porque muchos inmigrantes son víctimas de profesionales que no favorecen nada su integración. Es aquí donde vuelve la idea de buen educador, un persona que se preocupe por la otra que está en una situación nueva, que tiene muchos peligros acechando, peligros referidos al abandono académico, porque si encima que tiene innumerables problemas en casa, también los tienen en la escuela o en el instituto, los cuales deberían ser una vía de escape a su situación, va a tener una alta probabilidad de fracaso escolar. Por si no se han dado cuenta el fracaso escolar lleva consigo muchos peligros asociados, como la delincuencia…

Aquí les dejo un enlace que encontré para ampliar el apartado anterior, donde da una explicación al porqué del fracaso escolar, donde explica que no es por ser inmigrante, sino por la situación socioeconómica del alumno, es muy interesante.

 
Este otra ampliación que propongo, habla de la integración de los alumnos inmigrantes, de los países europeos que mejor sistema de integración tienen y me parece de gran relevancia para entender dicha situación.




También encontré esta imagen que hace alusión a como la sociedad busca respuestas a esta crisis y culpan a los inmigrantes por cosas que ellos no tienen influencia, por lo tanto, lo que deberían hacer es culpar al sistema político de las maniobras que realiza empeorando cada día más esta sociedad, y propiciar la integración de los inmigrantes en vez de desfavorecerla.

También voy a hablar del fracaso deportivo, sí, digo fracaso porque mucho niños inmigrantes no pueden practicar un deporte por problemas legislativos y jurídicos. Me diréis pero pueden entrenar, pero ¿a quién le gusta entrenar si luego no juega? Con esto quiero hacer alusión que esto favorece el abandono deportivo, sentirse discriminado por no poder jugar el partido del sábado, es muy doloroso a esas edades. Por tanto, el fracaso deportivo es un factor relevante, ya que realizar un deporte trae consigo muchos valores deseables que pueden encauzar a un inmigrante un poco desorientado.

Por último, quiero que entendáis que todos estos factores que hemos visto anterior mente son como una tela de araña, es decir, están muy relacionados, uno depende o afecta al otro y así sucesivamente. Por tanto, es muy importante a la hora de estar a cargo de un inmigrante, ya que tenemos que sopesar muchos factores para que se pueda desarrolla favorablemente y no producir un abandono escolar o deportivo. Como futuros educadores, espero haberles ofrecido una pincelada de lo que es un tema muy amplio y de gran debate, y que sin duda alguno de vosotros en los años próximos, tanto como profesores o entrenadores, deberéis saber lidiar con estas situaciones en contextos determinados.

Como complementario propongo una serie de libros que hablan sobre aspectos muy relevantes de este tema para aquellos que tengáis más curiosidad, con lo cual si no es ahora, en un futuro os puede ser de gran ayuda. Además, pongo el enlace de algunos libros con el que podéis descargarlo directamente al final de la página, pinchar y guardar el archivo PDF:


  • La gestión de la educación intercultural:

  • Retos en los contextos multiculturales. Competencias interculturales y resolución de conflictos:

 http://www.fundacionfide.org/red/recurso/retos_en_los_contextos_multiculturales__competencias_interculturales_y_resolucion_de_conflictos.html

  • Racismo, adolescencia e inmigración:

http://www.fundacionfide.org/red/recurso/racismo__adolescencia_e_inmigracion_.html 

  • Educación, ciudadanía e inmigración:

http://www.fundacionfide.org/red/recurso/educacion__ciudadania_e_inmigracion.html  

  • Inmigración y educación, Hector Cebolla Boado, Centro de estudios constitucionales, 2009.

  • La infancia de la inmigración, Carola y Marcelo M. Suárez-Orozco. Morata (2004).


P.D.: Se me ha ocurrido realizar una entrada más "de regalo" para tocar un tema que me parece llamativo, es de mi país (otra cultura), por el cual siempre me han preguntado y así amplían sus horizontes de sabiduria. Me refiero al "MATE"...

domingo, 8 de diciembre de 2013

"ME INTERESA" (2)




MI EXPERIENCIA: SER UN INMIGRANTE



Para comenzar con esta entrada, tengo que decir que me ha tocada hacer un arduo trabajo, removiendo muchos recuerdos en mi mente para poder extraer cosas importantes, con algún valor que os haga pensar y reflexionar acerca de este concepto denominado “inmigración”, y a todos los factores que le rodean. A continuación, encontraréis de forma muy resumida mis vivencias en casi once años que llevo en este país, con sus pros y sus contras, abriendo el baúl de mis añoranzas perdidas, despertando emociones que creía ya apagadas.


Mi llegada a España concurre el 18 de diciembre de 2003, os hago explicita la fecha para que puedan situar cronológicamente el contexto sociocultural y económico del país en aquel entonces, con mi madre, dos hermanos y una hermana. Con tan solo 11 años me encuentro en un país nuevo, con gente nueva, casa nueva, calles nuevas, costumbres nuevas, sin poder agarrarme a algo que me hiciera sentir en casa. Extrañando horriblemente a mi padre, quien se quedó en Uruguay, dada la situación sentimental con mi madre (separados) y que tenía un puesto de trabajo fijo, pero conteniendo las lágrimas porque sabía que venía en busca de un futuro mejor, con muchas más posibilidades, con inquietantes expectativas. 

Llego a un país donde la moneda estaba recientemente cambiada, de pesetas a euros, donde me viene el recuerdo de la típica persona anciana en el supermercado, haciendo operaciones matemáticas que jamás le iban a dar un resultado correcto, mirando con complicidad al cajero, esperando una inevitable ayuda, la cual le ofrecía rápidamente el cajero que se disponía a efectuar la conversión de pesetas a euros. Con esto me encuentro en una sociedad en constante cambio, con sentimiento de inseguridad, desconfiando hasta del cambio que se devolvía, y con un descontento político que ya presagiaba lo que sucedió años después (crisis). Una sociedad totalmente materialista, donde la gente se puede comprar todo lo que quiere solo con pedírselo al banco, lo que genera una caracterización de los habitantes. Esto también me choco, ya que mi país es mucho más humilde, la gente se conforma con tener comida caliente todos los días y no se preocupa tanto por los bienes materiales. 

Por si fuera poco cambio para mí, en mi país ya había acabado 6º de primaria y cuando llegué aquí, por términos de edad, ya que allí era el más joven de mi clase, me toco la dicha de volver a realizar los dos últimos trimestres de 6º de primaria, con el agravante de efectuar el curso línea en valenciano. Sí como leéis, un niño de 11 años que en la vida había oído hablar de ese idioma, se le empieza a impartir todas las clases en valenciano. Es aquí donde empieza mi crítica al sistema educativo y a muchos “profesionales” de la educación. Recuerdo como mucho una sola clase de repaso, es decir, donde me tenía que quedar y me daban orientaciones hacia la nueva lengua en la cual me estaba sumergiendo; sí, ¡una clase!, ¿os parece correcto que con una clase un niño tiene suficiente?

Claramente no, pero por si fuera poco, los maestros que tuve en esa época tampoco me aportaban nada, es decir, si el sistema educativo no funciona, al menos los profesionales deberían hacer algo para cambiarlo, o sin ser tan amplio en mis ideas, aun que sea ayudar a ese niño indefenso ante tanta soledad. Me remito a los maestros ya que mis recuerdos en esos 6 meses de curso aún perduran, clases en las que muchos no hacían ni un “stop” para ver si el chico nuevo, el sudamericano, el inmigrante, había entendido la lección o no. Por el contrario, también tengo que decir que no todos eran de la misma calaña, y con esto paso hablar de mi tutora Estrella, una persona con un corazón enorme, la cual se preocupaba por mí, es de las personas que más cercana he sentido, la cual me preguntaba si iba todo bien, si necesitaba que me explicara algo otra vez, es decir, ponía su granito de arena para que yo pudiera integrarme tanto en la sociedad como en la educación española, algo nuevo para mí.

Al año siguiente, me encuentro en el ámbito de la Educación Secundaria Obligatoria, donde también sufrí cambios y afronte dificultades adaptativas. La primera, fue que jamás tuve el valenciano exonerado, no sé porque, ya que muchos conocidos no tenían dicha materia,  por lo tanto, entraba con apenas un año en España, como si fuera un valenciano autóctono. La segunda, no menos importante, y me gustaría que los que estén leyendo esta entrada se pararan a pensar en esto, es el nomadismo de los inmigrantes. Sí, como inmigrante que soy me considero nómada, después de tantos años mudándome para aquí y para allá ya no me sentía con ninguna residencia estable, algo que afecta bastante personal y moralmente, ya que no se crea ese vinculo de pertenencia a una residencia,  se crea la inestabilidad, la cual a esas edades es muy perjudicial, desfavoreciendo el rendimiento académico e incluso personal.

Ahora bien, ese primer año de secundaria es un recuerdo imborrable en mi memoria, si digo imborrable porque empecé a practicar el deporte de mis amores, el cual no jugaba desde que abandone mi Uruguay querido, el fútbol, donde desplegaría lo que mundialmente se conoce como la “garra charrúa”. Creo que esto es un antes y un después en mi vida, el comienzo de una práctica deportiva, donde nace una disciplina yendo a entrenar a diario, uno de los grandes valores deportivos y que por experiencia propia lo puedo reafirmar, donde forjo nuevas amistades, las cuales aún todavía perduran lo cual indica el grado de importancia, donde aprendo a perder, a ganar, a empatar, valores de juego limpio, honestidad, etc. En fin, muchos aspectos de los cuales hoy me siento orgulloso de poder tener, y que además me facilitaron la integración a esta sociedad. 

Lo amargo y lo que me toco vivir dentro del deporte como inmigrante fue sobretodo temas legislativos. Al no poseer el N.I.E (número de identificación de extranjero), no me podían hacer ficha para disputar los encuentros, con lo cual, solo podía jugar en los partidos que el entrenador sabía que el árbitro no iba a pedir el documento reglamentario, algo ilegal, y otros donde jugaba con ficha falsa, es decir, suplantando la identidad de otro. Es un recuerdo doloroso, ya que iba a entrenar todos los días para luego no ver recompensado dicho esfuerzo al no poder jugar los partidos, todo debido a leyes y obstrucciones jurídicas. Por tanto, esto es un claro ejemplo de cómo se sigue obstaculizando la integración del inmigrante a esta sociedad, incluso favoreciendo la marginación y la segregación (términos tratados en la entrada anterior).

Avanzando más sobre esta década en España, toca remitirme a los profesores de la ESO, si digo profesores y no educadores, ya que sinceramente es lamentable que no me acuerde de ninguna enseñanza valiosa de esta época, ni enseñanza ni ayuda a la integración en el sistema educativo. Eso significa que no se dedicaban más que a enseñar la lección, ha seguir el currículum oficial, olvidándose totalmente del currículum oculto (tengo una entrada que habla sobre este tema). 
 Aquí tengo que hacer un alto y hablar sobre la diferente visión y conciencia de respeto de una sociedad a otra. Es decir, en Uruguay al profesorado se le respeta como si fuera tu madre o tu padre, ofreciendo un respeto ejemplar, algo que me quedé atónito al ver lo que significaba respeto para algunos alumnos españoles, sinceramente se podría decir que no conocían la palabra respeto y educación. Es un problema que viene de base, ya que un alumno que insulta o degrada a un profesor, a una persona mayor (la cual merece respeto de por sí), denota la poca educación que le han ofrecido en su casa, o si se la han ofrecido, lo han hecho con muy poca insistencia. En mi país desde pequeños se enseña a respetar a las personas mayores, e incluso más al profesorado, no cabe en la cabeza de una persona cuerda que hoy por hoy se realicen esas atrocidades contra los docentes. Quiero aclarar que a lo que me remito es una minoría, como es de entender, porque sino viviríamos en un “caos” diario, pero minoría aquí y minoría allí, hacen muchos miles de personas.



Otro tema de interés para vosotros, ya que hablo de donde vengo,  es el tipo de sistema educativo que hay en Uruguay, por ejemplo, como decía al principio de esta entrada España es un país materialista, esto esta conllevando a que la mayoría de las instituciones se estén privatizando, con lo que ir a la universidad y formarte paraqué en el futuro ser un buen profesional sea más un milagro que algo normal. ¿Por qué digo esto? Me parece espectacular que los políticos españoles no se den cuenta que están haciendo este país de los últimos de Europa, hablando de nivel educativo. En Uruguay la universidad pública es gratuita, entra todo el mundo que desee estudiar, sin embargo aquí muchos se han tenido que dejar los estudios por no tener dinero para pagarla, algo sinceramente lamentable.

Así continuaron pasando los años hasta llegar a la actualidad, puedo decir que me considero un inmigrante totalmente integrado, es decir, no se me nota que soy distinto. Sin embargo, sigo teniendo rasgos de identificación con mi cultura de origen, la cual no voy a olvidar nunca ya que vine lo suficientemente mayor para no olvidarme de ella, manteniendo costumbres como “tomar mate”, el acento, o algún comportamiento. Este no es el caso de mi hermana por ejemplo, que vino my pequeña y no tiene casi recuerdos de Uruguay. Pero se puede decir, que los dos estamos integrados en la sociedad española. Tal es así, que tengo la suerte de estar cursando unos estudios universitarios, entiendo perfectamente el valenciano (es aquí donde agradezco lidiar con este idioma desde que llegue), conduzco (acepto y entiendo las leyes viales y de transito), e incluso trabajo cuando el estudio me lo permite, por tanto estoy “integrado”.

Espero a ver sido de ayuda para ofreceros otra visión, o mejor dicho otra experiencia, sobre lo que significa ser inmigrante, el contrapunto entre una sociedad y otra, diferentes costumbres que forman y llenan a una persona. Quiero dejar como reflexión a todos estas miles de palabras que he escrito con gusto, que como futuros educadores, debemos tomar las riendas y esforzarnos para cambiar lo que hoy por hoy pensamos de nuestros anteriores profesores, esos profesores que no nos han dejado nada valioso, que no se han preocupado por nuestra educación, e intentemos ser algo más que simples profesores que enseñan.

Para finalizar, tengo que decir que he sabido superar muchas barreras que tuve en mi camino, además de las que me ha supuesto vivir en la sociedad española, las que emocionalmente aún perduran, ya que en mi querido paisito, van a haber personas y costumbres que voy a añorar SIEMPRE…